[Logo de Ordelise]       ORDELISE

Líneas de Acción
_____________

Investigaciones
Realizadas:

Educación Sexual
Estilo de vida
Fisiología Sexual
Matrimonio
Sexo Explícito
- Trabajo Sexual

Publicaciones

Centro de Prensa

Sobre nosotros ...

Contáctanos: [informes@ordelise.org]

Organización por la Defensa de la Libertad Sexual

Investigaciones realizadas

Trabajo Sexual

Bucardo, Jesús y otros (2004). Una exploración cualitativa del trabajo sexual femenino en Tijuana, México. Revista: Archives of Sexual Behavior, Volumen 33, Número 4, pp. 343-351.

Los estudios previos han documentado tasas altas de enfermedades de transmisión sexual (ETS) y un mayor riesgo de infección del VIH entre las trabajadoras sexuales en México. Sin embargo, se sabe poco sobre las conductas sexuales de riesgo en esta población.

El propósito del estudio fue explorar la historia laboral, el contexto del trabajo sexual, las prácticas sexuales de riesgo, las características de los clientes, las actitudes hacia los condones y las barreras potenciales hacia el uso del condón. Se trabajó con una muestra de trabajadoras sexuales de Tijuana, México.

El análisis de los datos cualitativos de 25 trabajadoras sexuales mostró que la mayoría de las mujeres entran a la industria del sexo a una edad joven (promedio = 23 años), básicamente debido a necesidades económicas. El 40% de ellas son madres solteras que crian a sus hijos. Las mujeres trabajan un promedio de 6 a 7 días por semana; con turnos que van de 4 a 13 horas al día. Los clientes son tanto mexicanos como extranjeros (estadounidenses y asiáticos), cuyas edades oscilan entre los 18 y 80 años.

Entre los aspectos positivos del trabajo se destacan el horario flexible y los buenos ingresos. Los aspectos negativos del trabajo sexual incluyen el riesgo de asaltos y robos, enfermedades y embarazos no deseados. La mayoría de clientes no quiere usar condón y muchos ofrecen dinero adicional para tener sexo sin protección. A las trabajadoras sexuales no les gusta usar condón porque los consideran incómodos. La mayoría de las trabajadoras sexuales no negoció el uso del condón, tenía un conocimiento limitado en lo que se refiere al uso apropiado del condón y eran reticentes a informar sobre sus prácticas sexuales inseguras.

Los resultados sugieren la necesidad de desarrollar intervenciones de sexo seguro que sean culturalmente adecuadas para las trabajadoras sexuales de las ciudades mexicanas que están en la frontera.


Mariño, Rodrigo, Minichiello, Víctor y Disogra, Carlos (2003). Trabajadores sexuales masculinos en Córdoba, Argentina: características sociodemográficas y experiencias en el trabajo sexual. Revista Panamericana de Salud Pública, Volumen 13, Número 5, pp. 311-319.

Objetivo: Informar acerca de las características sociodemográficas y las experiencias de 31 trabajadores sexuales masculinos (TSM) de la ciudad de Córdoba, Argentina.

Métodos: La información de cada uno de los TSM fue obtenida mediante un cuestionario que indagaba acerca de sus características personales, su actividad profesional, la percepción que tenían de su estado general de salud y el uso que hacían de los servicios sociales y de salud. Se establecieron escalas para evaluar la actitud de los encuestados acerca del uso de condones, sus conocimientos sobre el sexo seguro, la percepción que tenían acerca del riesgo de infectarse con el VIH, su grado de autorrealización y sus posibilidades de controlar las negociaciones con los clientes.

El cuestionario también le pedía a cada encuestado que evaluara su grado de aceptación de las posibles estrategias para lograr la satisfacción del cliente mediante prácticas sexuales seguras.

Resultados: En términos de su autorreconocimiento, 10 de los 30 TSM que respondieron esa pregunta (33.3%) se consideraban heterosexuales, mientras que 9 de ellos (30%) se calificaban como bisexuales. El consumo de alcohol y drogas, así como las prácticas sexuales riesgosas eran relativamente poco frecuentes. De los 31 TSM encuestados, 21 (67.7%) informaron que habían pasado por las pruebas del VIH, pero solo 13 de ellos (41.9%) manifestaron haber sido vacunados contra la hepatitis A o hepatitis B.

Se observaron respuestas muy variadas entre los 17 TSM de la calle que fueron encuestados (aquellos que ofrecían sus servicios en lugares públicos, como calles y parques) y los 14 TSM independientes (los que se anunciaban, manejaban su propio negocio y tenían un lugar dedicado a su actividad de comercio sexual).

Los TSM de la calle resultaron más jóvenes y tenían menos educación formal, mientras que los TSM independientes eran económicamente más solventes, habían trabajado por más tiempo en la industria del sexo y sentían menos reparos en tener relaciones sexuales con otros hombres. Además, los TSM eran más propensos a declarar su orientación homosexual y tenían menor inclinación al consumo de alcohol, marihuana u otras sustancias de ese tipo.

Conclusión: Las diferencias encontradas entre los TSM de la calle y los independientes son importantes, ya que pueden explicar la posición que cada uno puede lograr en la negociación con sus clientes para ajustarse a prácticas sexuales seguras. Se deben establecer programas para la prevención de la diseminación del VIH y otras infecciones de transmisión sexual, así como para la promoción de actitudes responsables entre los TSM de Córdoba.

Estos programas deben ayudar a aumentar la proporción de TSM que conocen su estado serológico con relación al VIH y podrían llevar a estas personas a cobrar mayor consciencia de los riesgos que entrañan las diferentes prácticas sexuales. Dadas las diferencias encontradas entre los TSM de la calle y los independientes, se deben desarrollar estrategias y materiales educativos específicos para cada uno de estos grupos.


Pitts, Marian K. y otros (2004). ¿Quién paga por sexo y porqué?: un análisis de los factores sociales y los motivos asociados con los clientes varones de las trabajadoras sexuales. Revista: Archives of Sexual Behavior, Volumen 33, Número 4, pp. 353-358.

Se encuestó un total de 1,225 hombres y mujeres que asistieron a un encuentro comercial en el estado de Victoria, Australia, a fin de ver si alguna vez habían pagado por tener sexo. De los 612 varones encuestados, 143 (23.4%) había pagado por tener sexo al menos una vez.

Ambos grupos (los que habían pagado y los que no habían pagado por tener sexo) se compararon a partir de 13 medidas demográficas y de historia sexual. Solo 4 de esas medidas diferenciaron -de forma significativa- a los clientes de aquellos que no lo eran. Los clientes suelen ser mayores, tienen mayor probabilidad de no haber seguido estudios superiores, menor probabilidad de informar el haber tenido una pareja en los últimos seis meses y mayor probabilidad de informar que su encuentro sexual más reciente fue con una pareja casual.

Los clientes de las trabajadoras sexuales informan que la principal razón para pagar por sexo es satisfacer sus necesidades sexuales (43.8%), seguida por la creencia que pagar que pagar por tener sexo es menos problemática (36.4%) y que puede ser entretenido (35.5%). Un análisis factorial de las razones para visitar trabajadoras sexuales identificó tres factores llamados Facilidad, Compromiso y Excitación. Los tres factores combinados explicaron el 55% de la varianza asociada con la solución factorial de los motivos que los clientes tienen para pagar por tener sexo.

En ambientes donde el sexo comercial está disponible libremente en los hostales, parece que los clientes no se pueden distinguir por sus características sociales y que están motivados principalmente por la facilidad del encuentro sexual comercial, la necesidad de un compromiso con otra persona y porque ellos sienten la necesidad de tener un 'alivio' sexual.


Schreiner, Lucas y otros (2004). Prevalencia de síntomas depresivos en una muestra de prostitutas de Porto Alegre. Revista: Psiquiatría RS, Volumen 26, Número 1, pp. 13-20.

Introducción: la prevalencia de trastornos depresivos en la población femenina de Porto Alegre es estimada en 14.5% No existe evidencia sobre los síntomas o trastornos depresivos entre las prostitutas, población de alto riesgo en lo que se refiere a los trastornos mentales.

Objetivos: cuantificar la prevalencia de síntomas depresivos en una muestra de prostitutas de Porto Alegre.

Material y métodos: se estudió una muestra no aleatoria de 97 mujeres -entre 18 y 60 años- registradas en la ONG Núcleo de Estudios de la Prostitución (NEP) de Porto Alegre. Luego de obtener su consentimiento, a las entrevistadas se les pidió que llenaran el Inventario para la Depresión de Beck (BDI). Para la detección de síntomas depresivos se usó como punto de corte la edad igual o mayor de 13 años.

Resultados: en la muestra estudiada, la edad promedio es de 29.6 años, el 67% presenta problemas de depresión y el puntaje promedio del BDI fue 19.1, 24.7% presenta síntomas leves, 40.2 síntomas moderados y el 7.2% síntomas graves. Existe una asociación estadísticamente significativa entre la presencia de síntomas depresivos y el consumo de alcohol, un historial de enfermedades de transmisión sexual y la ausencia de una práctica religiosa (p<0.05).

Conclusión: además de la alta tasa de prevalencia de los síntomas depresivos (67%), el 47.4% de las mujeres evaluadas presentó niveles moderados y graves de dicha sintomatología. El consumo de alcohol, el historial de enfermedades de transmisión sexual y la ausencia de la práctica religiosa sugieron como factores asociados a la presencia de síntomas depresivos dentro de la muestra estudiada.


Sloss, Christine M. y Harper, Gary W. (2004). Cuando las trabajadoras sexuales de la calle son madres. Revista: Archives of Sexual Behavior, Volumen 33, Número 4, pp. 329-341.

Muchas mujeres que se inician en el trabajo sexual en la calle han estado embarazadas y se han convertido en madres. Desafortunadamente, existe poca investigación sobre la forma en que el embarazo y la maternidad las afectan como trabajadoras sexuales y a su trabajo en la calle.

En esta investigación cualitativa, 16 madres que actualmente se desempeñan como trabajadoras sexuales en una ciudad del Medio Oeste en Estados Unidos participaron en entrevistas semi estructuradas. Ellas discutieron hasta qué punto se sienten avergonzadas de sí mismas por su trabajo y temerosas por su vida y la de sus niños por el hecho de quedar embarazados y convertirse en madres mientras simultáneamente trabajan en la calle.

Los embarazos y las responsabilidades de la maternidad han alterado su productividad en el trabajo y sus prácticas laborales. Teniendo en cuenta con qué frecuencia han estado separadas de sus hijos, ellas explican en qué medida dicha separación resulta en tener mayor tiempo libre y mayor necesidad de consumir drogas, lo cual las lleva a trabajar cada vez más en la calle.

A partir de estas entrevistas es evidente que las trabajadoras sexuales que son madres tienen necesidades y experiencias únicas que deben ser consideradas por los investigadores, legisladores y proveedores de servicios.


Vanwesenbeeck, Ine (2001). Otra década de trabajo científico social sobre el trabajo sexual: reseña de la investigación realizada en el período 1990-2000. Revista: Annual Review of Sex Research, Volumen 12, pp. 242-289.

Se revisa una década de literatura académica internacional -sociológica y psicológica- sobre la prostitución. Se parte de una la exploración de los temas y perspectivas presentes en los primeros trabajos.

Posteriormente, la investigación se organiza a partir de los siguientes temas generales: a) Invetigación relacionada con el VIH (estudios de prevalencia del VIH, factores que explican el uso del condón y evaluación de los programas de prevención). b) Antecedentes y motivos de las trabajadoras sexuales (victimización en la infancia y factores asociados, motivos económicos y factores asociados). c) Problemas relacionados con el trabajo (rutina laboral, riesgo y estrés, manejo del riesgo, trabajo e identidad). d) Investigación sobre los clientes. e) Temas relacionados con la situación legal y social.

Hasta la fecha la literatura trata más sobre el sexo que sobre el trabajo sexual. Aún cuando un número cada vez mayor de autores ha criticado el dominio de la perspectiva de la desviación sobre la perspectiva laboral cuando se aborda el tema de la prostitución, los estudios aún revelan muchas características de estigmatización. Por ejemplo, los vínculos incorrectos con el trabajo sexual con frecuencia son atribuidos a la naturaleza del trabajo sexual más que al estigma asociado con él o a circunstancias negativas específicas.

De forma similar, la asociación entre prostitución y características negativas (en particular VIH y victimización inicial) es abrumadora, a pesar de la evidencia que señala que para los grupos mayoritarios de trabajadoras sexuales dichas características son poco relevantes.

En general, los escritores no han sabido diferenciar entre los diferentes tipos de trabajadoras sexuales. Con relación a los problemas de salud y bienestar, la diferenciación entre las trabajadoras sexuales -sobre la base de características específicas de su situación laboral (léase, contextos, rutinas, relaciones y condiciones)- rara vez ha sido analizada, por lo que se recomienda su estudio en el futuro.


[Logo de Ordelise] Para mayor información, contáctanos en:
Correo: informes@ordelise.org
Teléfono: 992726099 / 5616323

[Líneas de Acción]   [Investigaciones Realizadas]
[Centro de Prensa]  [Publicaciones]


® 2015 Organización por la Defensa de la Libertad Sexual
Última actualización: 20 de enero de 2015