[Logo de Ordelise]       ORDELISE

Líneas de Acción
_____________

Investigaciones
Realizadas:

Educación Sexual
Estilo de vida
- Fisiología Sexual
Matrimonio
Sexo Explícito
Trabajo Sexual

Publicaciones

Centro de Prensa

Sobre nosotros ...

Contáctanos: [informes@ordelise.org]

Organización por la Defensa de la Libertad Sexual

Investigaciones realizadas

Fisiología Sexual

Cutler, Winnifred B.; Friedman, Erika y McCoy, Norma, L. (1998). Influencia de las feromonas en la conducta sociosexual de los hombres. Revista: Archives of Sexual Behavior, Volumen 27, Número 1, pp. 1-13.

El presente estudio analizó si las feromonas masculinas sintetizadas aumentan la conducta sociosexual de los hombres. 38 varones heterosexuales, entre 26 y 42 años, participaron en un experimento tipo 'doble-ciego', que tuvo un período de dos semanas de línea base y seis semanas de placebo controlado. El propósito del experimento fue probar la feromona "diseñada para mejorar el romance en sus vidas".

Cada participante llevó registros conductuales diarios sobre 6 comportamientos sexuales: beso afectuoso con caricias, citas formales, citas informales, pasar la noche con la pareja romántica, relación sexual y autoestimulación hasta llegar a la eyaculación (masturbación). Los reportes se enviaban por fax cada semana.

Los hombres que usaron las feromonas -a partir de la línea base- mostraron un aumento en sus relaciones sexuales y en la frecuencia de veces que durmieron con sus parejas femeninas a diferencia de los que usaron el placebo. Hubo una tendencia, en los usuarios de feromonas y no en los usuarios de placebo, al incremento -sobre la línea base- en besos afectuosos y caricias y en la cantidad de citas informales, pero no en autoestimulación hasta la eyaculación ni en las citas formales. Una proporción significativamente mayor de usuarios de feromonas -más que en los usuarios de placebo- incrementaron de 2 a 3 conductas sociosexuales con una pareja femenina, de un total de 5.

Por lo tanto, hubo un incremento significativo en el comportamiento sociosexual masculino en el que el interés sexual de la mujer y la cooperación tienen un papel, pero no en la masturbación masculina que solo involucra al hombre. Estos datos iniciales necesitan ser replicados; sin embargo sugieren que las feromonas masculinas tuvieron un efecto en el atractivo sexual de los hombres hacia las mujeres.


Fessler, Daniel M. y otros (2005). Una investigación transcultural sobre el papel del tamaño del pie en el atractivo físico. Revista: Archives of Sexual Behavior, Volumen 34, Número 3, pp. 267-276.

Las diversas prácticas culturales sugieren que un tamaño de pie pequeño puede contribuir al atractivo femenino. Existen dos hipótesis que podrían explicar dicho patrón. El dimorfismo sexual en el tamaño del pie puede llevar a los investigadores a ver los pies pequeños como femeninos y los pies más grandes como masculinos. Por otro lado, debido al índice pequeño del pie femenino, la evolución pudo haber favorecido la preferencia masculina por este atributo a fin de maximizar los retornos sobre la inversión reproductiva por parte del varón.

Mientras que la hipótesis observacional predice preferencias en la polarización simétrica -donde el pie pequeño es preferido en las mujeres y el pie grande en los varones-, la hipótesis evolutiva predice preferencias asimétricas -donde el fenotipo promedio es preferido por los hombres. Usando dibujos de líneas que variaban solo con relación al tamaño relativo del pie, se examinaron los juicios sobre el atractivo sexual en nueve culturas. Por lo general, se prefirió el tamaño de pie pequeño en las mujeres, mientras que el tamaño de pie promedio fue preferido para los varones.

Estos resultados ofrecen un apoyo preliminar para la hipótesis que señala que los seres humanos tienen una preferencia desarrollada por los pies pequeños en las mujeres.


Gallup, Gordon C.; Burch, Rebecca L. y Platek, Steven M. (2002). ¿El semen tiene propiedades anti depresivas? Revista: Archives of Sexual Behavior, Volumen 31, Número 3, pp. 289-293.

En una muestra de estudiantes universitarias sexualmente activas, se estudió la relación que existe entre el uso del condón -como una medida indirecta de la presencia de semen en el aparato reproductivo- con los puntajes del Inventario de Depresión de Beck.

No solo las mujeres que tuvieron sexo sin condón fueron menos depresivas, sino que los síntomas depresivos y los intentos de suicidio entre las mujeres que usaban condón eran proporcionales a la consistencia en el uso del condón. Para aquellas mujeres que no usan condón, los puntajes de depresión se incrementaron durante el período que no tuvieron encuentros sexuales.

Estos datos son consistentes con la posibilidad que el semen pueda contrarrestar los síntomas depresivos y con la evidencia que muestra que la vagina absorve un número de componentes del semen que se pueden detectar en el flujo sanguíneo a las pocas horas de su administración.


Giuliano, Francois y Clement, Pierre (2005). Neuroanatomía y fisiología de la eyaculación. Revista: Annual Review of Sex Research, Volumen 16, pp. 190-216.

La eyaculación es la etapa final del coito en un mamífero macho y resulta de la expulsión del esperma por el conducto de la uretra. Durante la respuesta eyaculatoria se pueden distinguir dos fases sucesivas: emisión y expulsión.

La eyaculación normal requiere la estrecha coordinación de los componentes simpáticos, parasimpáticos y somáticos que dirigen las diferentes estructuras anatómicas periféricas (glándulas sexuales accesorias, ducto y músculos estriados) que intervienen en la eyaculación.

Las rutas eferentes que recubren de nervios esas estructuras anatómicas orientan la respuesta motora que se origina en el núcleo espinal toracolumbar y lumbosacro. Dichos centros espinales eyaculatorios -cuya activación es realizada por un grupo de células espinales- están bajo el control de los aferentes periféricos sensoriales que vienen de las áreas genitales y la información supraespinal que surge de regiones específicas del cerebro.


Keefe, David L. (2002). Hormonas sexuales y mecanismos neurales. Revista: Archives of Sexual Behavior, Volumen 31, Número 5, pp. 401-403.

Los esteroides sexuales desempeñan un papel importante en la regulación de la estructura y las funciones del sistema nervioso central. Desde los primeros años de vida, los esteroides moldean la estructura de las áreas sensibles del cerebro, especialmente aquellas relacionadas con el control del comportamiento reproductivo y la función ovárica.

Los primeros estudios que mostraron el papel organizador de los esteroides se realizaron en roedores, sin embargo recientemente fueron realizados también en primates, incluyendo seres humanos. A lo largo de la vida, los esteroides sexuales regulan la función neural influyendo en las neuronas que portan el receptor de los esteroides y en otras neuronas a través de mecanismos independientes de receptores de esteroides.

En el cerebro se han identificado receptores de esteroides sexuales, especialmente en las antiguas estructuras filogenéticas que regulan el comportamiento reproductivo. Los esteroides sexuales que afectan la función neural se pueden originar periféricamente desde el cerebro o la glándula adrenal y pueden ser sintetizados dentro del mismo cerebro.

Un número de andrógenos y progestógenos neuralmente activos son sintetizados nuevamente en el cerebro y los estrógenos pueden ser convertidos a partir de andrógenos, por acción de la enzima aromatasa. Por lo tanto, lo esteroides sexuales del sistema nervioso central desempeñan un papel importante en la regulación del comportamiento reproductivo al regular la función y estructura neural.


Koukounas, Eric y McCabe, Marita P. (2001). Variables sexuales y emocionales que influyen en la respuesta a los estímulos eróticos: una investigación psicofisiológica. Revista: Archives of Sexual Behavior, Volumen 30, Número 4, pp. 393-408.

Se evaluó la influencia de los factores emotivos y de atención a la respuesta sexual subjetiva y fisiológica producida por una película erótica. Se midieron las respuestas emocionales, de atención y de excitación sexual mientras 30 varones vieron una serie de fragmentos de películas eróticas.

Los niveles de excitación subjetiva y fisiológica fueron mayores cuando los participantes llegaron a involucrarse en las actividades descritas en las películas y cuando experimentaron los encuentros eróticos descritos como agradables, más que cuando estuvieron distraídos y percibieron los encuentros como aversivos. El nivel de excitación sexual producida por los segmentos eróticos estuvo relacionado con el grado de entusiasmo e interés en la película por parte del participante, aún cuando hubiera una considerable ansiedad por los escenarios sexuales descritos.

La respuesta sexual no se correlacionó significativamente con las medidas de absorción ni con el carácter vivencial de la imagen. La excitación se relacionó con las variables emocionales y de atención evaluadas y con las medidas fisiológicas de la respuesta emocional, mostrando la naturaleza multidimensional de la respuesta sexual.


Morrison, Todd G.; Bearden, Anomi; Ellis, Shannon R. y Harriman, Rebecca (2005). Correlaciones de la percepción de los genitales entre estudiantes canadienses de educación superior. Revista: Electronic Journal of Human Sexuality, Volumen 8, 24 de mayo.

La presente investigación resume tres estudios (n=312, 584 y 176) que examinan la percepción que los estudiantes canadienses de educación superior tienen de sus genitales. Los resultados señalan que los participantes varones mostraron -de forma consistente- una visión más favorable de sus genitales, a diferencia de las mujeres que participaron en el estudio.

Los hombres y mujeres que no eran vírgenes (es decir, que ya habían participado en una relación vaginal o anal) también mostraron percepciones más favorables que sus contrapartes que sí eran vírgenes. Además, entre aquellos que eran sexualmente experimentados, el carácter favorable de la percepción de sus genitales se correlacionó positivamente con la estima sexual y negativamente con autoconsciencia del cuerpo y la ansiedad sexual.

Finalmente, el análisis de los ítem sugirió que en los hombres el núcleo de la insatisfacción genital está en el tamaño del pene, mientras que para las mujeres el núcleo de insatisfacción está en el olor de los genitales y el vello púbico (cantidad y textura).


Traish, Abdulmaged M. y otros (2002). Mecanismos fisiológicos y bioquímicos de la excitación sexual femenina. Revista: Archives of Sexual Behavior, Volumen 31, Número 5, pp. 393-400.

Existen pocos estudios que analizan los mecanismos bioquímicos y fisiológicos involucrados la función (y disfunción) sexual femenina. La carencia de datos fisiológicos y biquímicos sobre la función de la excitación sexual femenina es atribuída en parte a la falta de modelos experimentales confiables y herramientas para la investigación de la excitación sexual femenina.

Esta reseña resume los esfuerzos de investigación de diversos laboratorios en los que se han establecido diferentes modelos experimentales, entre los cuales se incluyen el desarrollo de modelos animales en vivo, el establecimiento de culturas de celda y otros. La disponibilidad de estos modelos experimentales ha facilitado los esfuerzos destinados a identificar los neurotransmisores responsables de la relajación muscular vaginal, el papel de las hormonas de esteroides sexuales y sus receptores en la modulación de la hemodinámica genital, la contractilidad muscular suave y la expresión receptora del neurotransmisor.

Para tener una comprensión completa e integrada de la función sexual femenina se requiere una investigación detallada de los componentes vasculares, neurológicos (centrales y periféricos) y estructurales de este complejo proceso fisiológico.


[Logo de Ordelise] Para mayor información, contáctanos en:
Correo: informes@ordelise.org
Teléfono: 992726099 / 5616323

[Líneas de Acción]   [Investigaciones Realizadas]
[Centro de Prensa]  [Publicaciones]


® 2015 Organización por la Defensa de la Libertad Sexual
Última actualización: 20 de enero de 2015